Últimos temas
» La BBC retransmitira un especial U2 el 19 de Diciembre
7/12/2017, 06:56 por Equipo-Ultraviolet

» SONGS OF EXPERIENCE NUEVO ALBUM
3/12/2017, 08:10 por dankoexplorer

» U2 Songs of Experience, número 1 mundial en iTunes
3/12/2017, 07:58 por dankoexplorer

» Songs of Experience puesto 3 para la Rolling Stone
30/11/2017, 09:07 por dankoexplorer

»  U2 American Soul, nuevo tema de Songs of Experience
19/11/2017, 20:16 por dankoexplorer

» U2 nuevo single Songs of Experience-Get Out Of Your Own Way -
2/11/2017, 09:22 por dankoexplorer

» U2 Songs of Experience: Novedades
21/10/2017, 08:21 por dankoexplorer

» U2 Nuevo nº1 en Adult Alternative Songs
15/10/2017, 08:24 por dankoexplorer

» U2 nominación "Tour del año" en los American Music Awards
15/10/2017, 08:21 por dankoexplorer

» Debut de U2 You’re the Best Thing About Me en los charts de Billboard
19/9/2017, 05:04 por dankoexplorer

» Th Joshua Tree 2017 PARIS I Y II
30/7/2017, 01:01 por dankoexplorer

» U2 THE JOSHUA TREE PARIS I Y II
30/7/2017, 00:54 por dankoexplorer

» The Joshua Tree /Croke Park DUBLIN
23/7/2017, 21:51 por dankoexplorer

» Y U2 volviô a casa! Turno de Croke Park Dublin The Joshua Tree 2017
23/7/2017, 21:43 por dankoexplorer

» The Joshua Tree 2017 BARCELONA
20/7/2017, 06:32 por dankoexplorer

» U2 Barcelona The Joshua Tree 2017
20/7/2017, 06:29 por dankoexplorer

» U2 Roma "Somos familia, Vosotros y nosotros..somos familia"
16/7/2017, 21:50 por dankoexplorer

» The Joshua Tree 2017-ROMA SHOW 24
13/7/2017, 18:55 por dankoexplorer

» U2 The Joshua Tree show 24-Berlin
13/7/2017, 18:53 por dankoexplorer

» U2The Joshua Tree Londres Conciertos 22 y 23
11/7/2017, 09:34 por dankoexplorer

» U2 invitó a los bomberos de Londres a un ensayo
11/7/2017, 09:22 por dankoexplorer

» U2The Joshua Tree Londres Conciertos 22 y 23
11/7/2017, 09:02 por dankoexplorer

» U2 The Joshua Tree Tour llega a Europa
9/7/2017, 05:12 por dankoexplorer

» U2 The Joshua Tree 2017- CLEVELAND Show 21
2/7/2017, 21:40 por dankoexplorer

» U2 Cleveland . The Joshua Tree 2017 Show 21
2/7/2017, 21:37 por dankoexplorer


Como se grabó el videoclip de THE FLY

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

30112014

Mensaje 

Como se grabó el videoclip de THE FLY







THE FLY. Incluso antes de que U2 acabase de grabar su nuevo álbum Achtung Baby, tuvieron que hacer un paréntesis para filmar el vídeo para el single de The Fly en Dublín y en el Soho de Londres. Propaganda informa desde el lugar de grabación.


En espera. Sonido pregrabado. Pitido. Pitido. De repente las primeras notas de The Fly salen rugiendo de las paredes de una pequeña y oscurecida habitación de unos almacenes en una zona industrial a las afueras de Dublín. En un plató todo blanco con la única compañía de una batería, Edge, Larry y Adam están fingiendo que tocan sus instrumentos, mientras Bono va dando bandazos como si estuviera borracho y fingiendo que canta como si le fuera la vida en ello:


It’s no secret that the stars
are falling from the sky,
It’s no secret that our world
is in darkness tonight
They say the sun is sometimes
eclipsed by a moon,
Y’know I don’t see you
when she walks in the room.


Montones de luces centellean en los ojos de la banda al tiempo que un pequeño batallón de cámaras descienden sobre el cantante, como moscas recorriendo su cara mientras sus labios estrujan las líneas de la canción. Detrás de las cámaras, fuera del escenario, un ejército de otros colaboradores de U2 en su primer vídeo en cuatro años: fotógrafos, maquilladores y técnicos de sonido. Todos con trabajos especiales que hacer y un especial sentido de urgencia para llevarlos a cabo.


Estamos a mediados de septiembre y aunque The Fly ya está terminada, el resto de Achtung Baby todavía no. La banda tiene una semana más de trabajo para completar sus nuevas canciones antes de que la grabación original viaje a Los Angeles bajo la protección de The Edge. Por ello, hoy viernes es el único día disponible para filmar la parte “actuada” del nuevo vídeo. “Dijimos que tenían cuatro horas para esto” dice Bono, bastante razonable.


Todo el mundo se mueve rápidamente. La canción ha terminado. Se ha acabado la toma. Maquillaje por favor, y Richie Smith, un joven fotógrafo de Dublín, cineasta y contemporáneo de la banda que está filmando las secuencias, debate con la banda sobre lo próximo que quiere.


En espera. Sonido pregrabado. Pitido. Pitido. Toma dos. Otra vez suena la música por los altavoces y otra vez la banda lo da todo, como si fuera un concierto en directo ante miles de fans entregados. Lo más extraño de todo cuando termina la canción es el silencio que le sigue. Silencio roto por la charla y por las instrucciones dadas. Pero sin ensordecedores rugidos de aprobación de fans excitados. “Verdad”, dice Edge cuando le menciono esta particularidad. “Es un poco raro. Quizás les podíamos pedir a la gente del equipo de rodaje que nos aplaudiera al acabar cada toma.”


Otra toma. Otra. Otra. La tarde vuela mientras el director sugiere pequeñas matizaciones en cada nueva actuación y la banda se esfuerza por encontrar nuevas formas de articular la misma canción. “Para ser honesto, esto no es aburrido”, comenta Bono sobre las expectativas. “No se puede comparar con With Or Without You que nos llevo dos días filmarlo y fue increíblemente tedioso”. “Los vídeos no es lo más excitante de estar en una banda de rock and roll” añade Edge. “La mayoría del tiempo sólo son cuatro tíos haciendo el capullo fingiendo que tocan la guitarra y la batería e intentando parecer que se lo están pasando de puta madre. Así es la cosa.” Bono se extiende un poco en ese concepto: “Esta vez hemos creado nuestra propia emisora de televisión, Zoo TV, y este es el plató para la música pop”. Zoo TV está preparado para correr y correr. “Con cualquier vídeo tienes que imaginarte cómo hacer algo que le dé sentido a la música”, explica the Edge. “Hoy es relativamente fácil, sólo una actuación, sólo tocar la canción.” Más tarde, en Londres con un director diferente las cosas se ponen un poco menos convencionales. Edge lo explica: “Tenemos a Jon Klein, un neoyorquino loco que ha escrito esbozos para el vídeo y hemos dejado volar su imaginación”. “Bono es The Fly pero el resto de nosotros no estamos en esa parte del vídeo, lo que me parece muy bien”. El trabajo previo de Klein con la MTV señaló su llegada como uno de una nueva hornada de creadores de TV, reinventando la imaginería televisiva, cuyo arte es la edición. Edge apunta que los vídeos de pop se estan haciendo más aburridos a la vez que se hace más difícil tener ideas originales y que así las viejas ideas acaban sobando demasiado. “El vídeo es un intento de llevar algo de humor al medio ¿Cuándo fue la última vez que te reíste con algo en la MTV?. Es todo en tono de burla”. “En Rattle And Hum éramos nosotros explorando la música americana que empezó con The Joshua Tree. Bono ha dicho que Achtung Baby es el sonido de cuatro tíos talando The Joshua Tree”.


It’s not secret that a friend
It’s someone who lets you help
It’s not secret that a liar
Won’t believe anyone else
They say a secret is something
You tell another person
So I’m telling you, child


A man will beg
A man will crawl
On the sheer face of love
Like a fly on a wall
It’s no secret at all


Love, we shine like a Burning star
We’re falling from the sky
Tonight


Otra toma empieza con Bono echando el humo de su cigarro a la cara a Edge. El guitarrista sonríe y se traslada hacia el objetivo de la cámara de todos modos. Una grúa con una cámara al final graba el plató como una enorme jirafa con ojos que giran tomando la escena desde lo alto. Más metraje. “Bien, ¿podemos pasar a otra?” pregunta el director, en una voz que indica que no acepta un “no” por respuesta.


Hora de toma siete. Fintan Fidgerald y Nassim Khalifa entran otra vez para arreglar el pelo y el sudor seco. Un foco sale por encima de Larry en la batería. Todo se para. El técnico aparece para arreglarlo.


Toma cinco. “¿Qué vibraciones te da esta vez?” le pregunta Richie Smiths a Bono. “¿Es un seis, un ocho, un diez?”. Bono obviamente entiende este leguaje matemático de la actuación y responde “vamos a dejarlo en un cuatro”. Un cuatro es como a cámara lenta, más humorístico que nunca con el cantante ahora enmascarado con sombra de ojos. Esta vez el director quiere hacer dos tomas seguidas, sin parar.


Más. Espera. Más tomas. Algo de la canción. Todo el mundo se sabe de memoria las palabras ahora. Está empezando a sonar como un anuncio de premio seguro, no como el extraño y oscuro sonido de las primeras escuchas. “Dancing Queen…Toma tres” anuncia Bono.  Los altavoces resuenan y las cámaras graban de nuevo. Esta vez – toma doce – Bono salta por todo el plató como un boxeador, provocando a las cámaras, escalando las paredes blancas del plató y dejando marcas de arañazos en ellas. Adam, en plan roquero, está plantado en mitad de la escena, Larry con una camiseta de los Ramones dándole a la batería, despreocupado de los extraños de Bono en la pared detrás de él, mientras la canción se lanza otra vez a una desafiante cacofonía de sonido.


Toma quince. Esta vez el vocalista atraviesa el plató andando de forma pasota como si fuera un lisiado, ahora trepa por las paredes como un loco en un manicomio, como un preso en la cárcel, una mosca atrapada en una habitación sin salida. Cada toma arroja nueva luz sobre el personaje central, The Fly. “Es todo un personaje” , explica Bono charlando entre tomas, “que tiene todas las respuestas… quién disparo a los Kennedy. Se ha autoproclamado un experto en la política del amor, un filósofo de mierda… que muy de vez en cuando da en el clavo pero que más a menudo se da con el martillo en su propio dedo…” El punto de vista de The Fly está siempre mezclado. A veces grotesco, a veces hermoso, reflejado por la música, una extraña receta sónica de blues oscuro y luminoso gospel vertidos en el mismo tema. La banda se toma un respiro y una cámara endoscópica se instala, un artilugio de fibra óptica más usado para darle uso en la cirugía hospitalaria de exámenes internos. “Da una imagen completamente distinta” explica Ned O’Hanlon, que produce el vídeo. “Es bastante poco habitual utilizar una de éstas en un vídeo como éste. Bono sabe llevar las cosas a buen término pero aún levantaría a todo el mundo en la banda tras de él.” Las cosas están yendo bien. Tienen que ir. Cuatro horas se pasan rápido y la banda está feliz de continuar durante toda la tarde. Bono, bebiendo whisky teatralmente y seduciendo a la cámara, está cantando y hay otra toma en marcha. El maquillaje intenta disimular el sudor. Al director le gusta el sudor, Bono se ríe y se mira al espejo, arreglándose el pelo con el que el dice se parece a Nana Mouskouri.


Llega algo de comida para reponer fuerzas mientras Bono hace tomas de cámara en solitario, los otros discuten sobre los progresos del disco aún sin acabar. La noche no ha terminado. Adam, Larry y The Edge, todos tienen que hacer tomas en solitario y después los cuatro saldrán de Windmill Lane para transportar los temas mezclados a la mañana siguiente.


Diez días después. La escena esta vez es la planta superior de un pub con una luz roja en el distrito del Soho de Londres. Las once de la mañana y veinte personas están muy ocupadas hablando. Todas ellas son caras distintas menos la de Ned, el productor. Son principalmente actores y actrices, raros, corpulentos, hombres con cuerpo de tetera, chicas jóvenes, gente llevando maletas de disfraces, una luminosa chaqueta amarilla de “policía” colgando de la puerta. Algo se cuece y en el centro de ello se sienta Jon Klein hablando por los codos con su ayudante de dirección y sus cámaras. Un mando a distancia engalanado yace sobre la mesa, repleto de amuletos de la suerte y de plumas. Alguien hace el gesto de sacar una pistola de sus cartucheras. Un tío con pintas de vividor con una navaja le dice a Jon que no le gusta la corbata del vividor. “No, más inmoral que esa…” Tracey, una actriz alta y rubia es presentada por la directora. “Básicamente, Tracey, sólo estamos viendo el panorama por aquí hoy, pero el miércoles vamos a poner el verdugón sobre tu espalda”.“Genial” dice Tracey, con sólo una insinuación de duda en su expresión. “Como si acabaras de ser maltratada”.“Bien”.


Mientras tanto, arriba en la azotea del London Pavillion, las cámaras enfocan al Picadilly Circus, con el tráfico fluyendo por debajo, el corazón del West End de Londres. Media milla mas lejos, pasando la Royal Academy of Arts, un hombre vestido con una chupa de cuero negro, con unas peculiares gafas oscuras dominando su cara, está esperando que Jon Klein le dé la señal de “acción” por el micrófono. “No es actuar realmente”, dice Ned, “pero es con actrices”. Obviamente Bono tiene otras ideas. El está actuando y le encanta. “Este personaje de The Fly que Bono interpreta,” explica Jon Klein, “bueno, es como un visionario chiflado y esa es una parte que Bono puede hacer fácilmente”. Su cara esboza una sonrisa conocida. “Los últimos tres álbumes han sido de una pieza en ciertos aspectos,” dice el director, “lo que queremos hacer aquí es empezar un nuevo capítulo. The Fly me hace sentir diferente”. Bono se lo está pasando en grande paseando arriba y abajo de Picadilly como si la ciudad fuera suya. En un tenderete de recuerdos compra una réplica en miniatura de un autobús londinense y lo echa a correr entre el tráfico hasta ponerlo en el camino de una versión a tamaño natural del mismo vehículo, casi atropellándolo. Un cigarro pende de su boca como si lo hubiera pegado ahí. En la parte de fuera de Tower Records cruza con el semáforo en verde y comienza a liar a la gente, intentando hacerles mirar a los titulares del periódico que lleva en las manos. “Otro vago” se lee en los bocadillos invisibles sobre las cabezas de la gente mientras lo empujan a un lado y siguen con sus ajetreadas vidas.


It’s no secret that a conscience
can sometimes be a pest
It’s no secret that ambition
bites the nail of success
Every artist a cannibal,
every poet is a thief
All kill their inspiration
and sing about the grief.


A los pies de Eros, la estatua del Dios griego del amor, una banda toca y arrastra a una audiencia. Bono aparece detrás de ellos y les susurra en los oídos. Las cámaras están grabando, devorando el metraje con deleite. La audiencia no sabe que el hombre detrás de esas extrañas gafas ha tocado para ellos antes. Grita en el micrófono, “La CIA ha puesto una máquina en mi cerebro”. La audiencia parece desconcertada, un poco avergonzada. Otro vagabundo, probablemente enfermo mental, Dios mío. La banda que está tocando no parece importarle, especialmente cuando The Fly les da un billete de cien dólares en gratitud. Apenas pueden creer su suerte.


Se toma un respiro en los escalones al otro lado junto a una familia de japoneses que están comiendo algo. Algunos viandantes se dan cuenta de quien está detrás de las gafas. Una pequeña multitud se junta: autógrafos, conversaciones rotas, no saber que decir, todo el mundo esta deseando que sus mejores amigos estuvieran allí con ellos, nunca se lo creerían. Jon Klein llega, sin aliento como cualquier otro fan, habiendo corrido desde la planta de arriba del Pavillion. Está extasiado, “Ese era un gran hombre. No te voy a dirigir, no lo necesitas, lo sientes”. Bono no puede reponerse de su sorpresa cuando abordaba a unos turistas en el paso de cebra y les anunció “Achtung Baby”, entonces ellos le contestaron en su lengua madre, alemán. Ahora que anochece, Bono está otra vez suelto, seguido de cerca por las siempre queridas cámaras, y repartiendo folletos del Zoo TV. Un albañil se enfada con sus aprendices por mirar lo que está pasando: “¡Qué cojones importa el Pop! ¡Echa cemento en ese puto hueco!”. Mientras, a la altura del Paramount City Theater, con las prostitutas mirando desde sus portales más aburridas incluso que todos los demás, dos jóvenes actrices están filmando su escena con el vividor y con The Fly. En las brillantes y fluorescentes luces de neon se lee Foxy Ladies, Live Sex Show y el territorio, el territorio de The Fly, se abona. “The Fly es el blues y el gospel, el cielo y el infierno”, explica Bono “The Fly puede ver ambas partes pero no está muy seguro de en cual está”.


A man will beg
A man will crawl
On the sheer face of love
Like a fly on a wall
It’s no secret at all


We shine like a burning star
We’re falling from the sky…tonight


Bono va andando por un estrecho callejón, echando besos a los gorilas de unos extraños clubes, curioseando en los escaparates y trincando en una tienda y celebrándolo mientras las cámaras siguen rodando. Roba una manzana de una frutería y se la da a una señorita de la noche en el siguiente portal. Está interpretando el papel de un hombre al filo de la moralidad y la inmoralidad, más allá de ellas. “Es amoral” dice Bono, “Quizá está totalmente equivocado, quizás está totalmente en lo cierto”. ¿quién sabe? Es The Fly, ve las cosas diferente a todos los demás.


A las ocho de la tarde todo el mundo ha subido al tejado del Pavillion, donde se puede tocar la oscuridad en la que ahora esta sumida el centro de Londres y sus relucientes luces. Por el camino, la enorme valla publicitaria electrónica que transmite eslóganes por doquier ha parado de mostrar el anuncio de las Cintas Maxwell y de repente esta sacando unos extraños eslóganes por esa enorme pantalla: BELIEVING… DOG… GOD… Todo es parte integrante de Zoo TV, un concepto enlazado a Zoo Station en el disco. Zoo Station en Berlín en un lugar que la banda descubrió cuando estaban grabando allí, la estación de tren donde los alemanes del Este desembarcaban cuando visitaban la zona occidental. “Buscadme” dice Paul McGuinness cuando se le pregunta de qué va Zoo Station. “Buscadme”. Se aclarará más cuando las canciones sean publicadas y el espectáculo llege a la carretera en la primavera. Las electrónicas palabras destellan de nuevo…


Oh yeah
It’s no secret that the stars are falling from the sky
The universe exploding ‘cosa one man’s lie
Look I gotta go
Yeah I’m running outta change
There’s a lot of things
If I could I’d rearrange


Decenas de metros más abajo la gente entra a la estación, parejas van al cine, algunos se sientan a hablar bajo la estatua de Eros, las luces de los coches destellan y la vida sigue totalmente ignorante de la mosca en la azotea. Jon Klein agita su linterna como un loco en la cara de Bono y una caja de ritmos reproduce el nuevo single mientras Bono lo canta. Ahora es casi medianoche en Walworth Road en el Sur de Londres.


La ultima escena. Coge algo más. Toma. Toma. Toma. Una tienda de televisiones llamada Bob’s Boxes que anuncia descaradamente “Compramos todas las televisiones y vídeos por dinero al contado”. Esta noche su escaparate está atestado no con televisores de segunda mano sino con 16 aparatos de último modelo, todos nuevos a estrenar y que simultáneamente trasmiten vídeos de U2 durante sus viajes por Europa creando Achtung Baby. Una gran silla negra en la parte de fuera del establecimiento con un mando a distancia encima, preparada para la llegada de The Fly. Una pantalla electrónica a los pies del escaparate proclama a modo de evangelio el mensaje: “Watch More TV” en letras rojas.


Preparado para rodar menos por una cosa: la grabadora que ha de reproducir la canción no está lo bastante alta. Alguien llamado John Dodds pasa por la calle en su BMW con la música a todo volumen dentro de su coche y se encuentra a sí mismo y a su máquina comandados por Bono con la intención de hacer de play back. “No me importa en absoluto”, dice John, “Hay 1200 vatios ahí dentro, fui quinto en el concurso Sound Off para equipos de audio en coches en el Wembley Conference Centre”. La cinta avanza y una mujer se acerca a la cámara para ofrecerle a The Fly algo de su comida china para llevar y que éste acepta, naturalmente.


Toma dos. Esta vez un viejo vagabundo deambula delante de la cámara e impresiona al cantante diciéndole que él es de Dublín.


Toma tres. Las pantallas de TV iluminan la calle con imágenes tomadas de la actuación grabada en Dublín hace diez días. Mientras tanto, The Fly cambia los canales con su excéntrico mando a distancia. Hay 150 personas en la calle viendo la grabación atentamente. Incluso mientras Bono actúa esta siendo grabado desde dentro de la tienda por una cámara oculta haciéndolo aparecer en las pantallas del escaparate. Todo el mundo que mira está viendo más que los millones que verán el vídeo cuando llegue a la televisión. Montones de ideas, los actores, las localizaciones serán dejadas en la edición final, nunca volverán a ser vistas. A las 12:25 es la hora de acabar con la  grabación. Ahora que The Fly ha sido filmado, sólo tiene que ser editado.


© Propaganda, 1991 / Traducido por Mikelone para U2spain.es
avatar
Equipo-Ultraviolet
Admin.-
Admin.-

Mensajes : 1551
Fecha de inscripción : 15/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.